Inicio / Hostelería /

Hospedaje y Restauración

 

Al igual que ha ocurrido a lo largo de la historia con la actividad comercial en Marchamalo, nuestro emplazamiento como cruce de caminos ha sido uno de los motores del desarrollo de la actividad hostelera y restauradora del municipio.

La localización de Marchamalo, al pie de los Caminos Reales de Aragón y Navarra (Cañada Galiana) y de Guadalajara, y a una distancia equivalente a una jornada de viaje desde Alcalá de Henares, fomentó la presencia de viajeros y comerciantes en la población desde sus orígenes, siendo lugar de descanso para los romanos, árabes y cristianos.

El tránsito a través de nuestra población siempre ha supuesto una fuente de riqueza, especialmente evidenciada en la existencia de numerosas posadas, mientras que la cercanía a Guadalajara facilitó un comercio constante con esta ciudad y la implantación de numerosos hornos de pan que harían famoso este producto marchamalero en nuestro el entorno.

Con el paso del tiempo y la evolución de las comunicaciones, Marchamalo ha quedado al margen de los lugares más solicitados para pernoctar, pero continúa conservando algún establecimiento hostelero donde es posible pasar la noche dentro de su casco urbano.

 

> Hostal-Restaurante Laberinto

 


 

Además, también existe un hotel de reciente construcción en el Polígono Industrial de Henares, al pie del cruce de la carretera CM-10 y la CM-1002, con conexión directa a la A-2 y la R-2 y a sólo 10 minutos a pie de la Estación de RENFE en Guadalajara.

 

> Hotel SCH - Puerta Guadalajara

 


 

En el ámbito de la restauración, Marchamalo cuenta con un amplísimo abanico de establecimientos donde consumir bebidas de todo tipo y disfrutar de aperitivos o meriendas. El entorno de la Plaza Mayor y toda la travesía de la carretera CM-1002 son las zonas que mayor número de establecimientos acumula, si bien pueden encontrarse repartidos por todo el municipio.

También existen en Marchamalo una interesante variedad de restaurantes donde degustar la cocina típica de la zona de la Campiña y la Alcarria, algunos de renombre en toda la provincia de Guadalajara y el Corredor del Henares, como es el emplazado en el incomparable marco del Palacio de Ramírez de Arellano, ubicado en la Plaza Mayor.

 

> Guía de Establecimientos