La población de Marchamalo, además de ser una de las más antiguas de Guadalajara, ha sido también tradicionalmente uno de los asentamientos más poblados de lo que hoy conocemos como el Corredor del Henares y la provincia de Guadalajara.

Su proximidad a la ciudad de Guadalajara y su emplazamiento estratégico como cruce de caminos favorecieron su desarrollo en determinadas épocas y la estabilidad de su población de manera más o menos constante.

Uno de los primeros recuentos de población con el que se cuentan se realiza en los pueblos del entorno de Guadalajara en el año 1579 por mandato del rey Felipe II. Por aquel entonces Marchamalo ya contaba con una población de 1.040 personas, frente a las poco más de 5.000 de Guadalajara, una de las razones por las que compraría su condición de Villa a principios del siglo XVII.

Los primeros recuentos de población, más fiables, llegarían con la elaboración del Catastro de Ensenada, el más minucioso estudio demográfico y socio-económico realizado hasta el momento, encargado por el Marqués de la Ensenada bajo reinado de Fernando VI. De él se desprende la evolución de la población entre el año 1752 (851 habitantes), 1768 (954 habitantes) y 1786 (1.105 habitantes).

En lo referente a la evolución demográfica moderna de Marchamalo, la población no ha parado de incrementarse desde mediados del siglo XIX, con un crecimiento constante hasta la mitad del siglo XX. Será a partir de la industrialización del municipio y el Corredor del Henares cuando la población de Marchamalo se dispara, pasando de 1.740 habitantes en el año 1950, a más de 2.600 en sólo 20 años, gracias a la fuerte inmigración procedente de otros lugares de la provincia y de España, como la Mancha o Extremadura.

El 1 de enero de 1999, Marchamalo pasó a ser municipio independiente, después de haber pertenecido a la ciudad de Guadalajara durante varias décadas, por lo que algunos censos del siglo XX no muestran la población concreta de nuestra localidad.

Una vez retomados los recuentos, pueden apreciarse los efectos del auge de ese desarrollo industrial consolidado a lo largo de los años 80 y 90, con una segunda oleada migratoria a la que se suma otra tercera oleada en los últimos años, de mayor intensidad que las anteriores al albor de un desarrollo urbanístico sin precedentes en la zona del Corredor del Henares como área de descongestión de Madrid, aunque más contenido en el caso de Marchamalo.

Actualmente Marchamalo cuenta con 7.295 habitantes (datos del padrón a 2 de enero de 2018) y nuestra población sigue creciendo a un ritmo pausado pero estable.