Conscientes de los objetivos de separación en origen marcados por la Ley de Residuos y la nueva Ley de Economía Circular de Castilla-La Mancha, que marca unos objetivos claros de obligado cumplimiento respecto al tratamiento de residuos urbanos para 2023, así como de la necesidad de una gestión más respetuosa con el medio ambiente de los residuos que generamos, el Ayuntamiento de Marchamalo ha puesto en marcha distintas acciones de concienciación, información y educación ambiental orientadas a la ciudadanía.

En el caso del proyecto ‘Marchamalo Composta’, el objetivo se centra especialmente de los residuos orgánicos que se generan en los hogares y comedores colectivos de Marchamalo, los cuales suponen casi la mitad del peso de la actual recogida de residuos en nuestro país, y por ende en nuestro municipio. El objetivo de este proyecto consiste en realizar una experiencia participada y educativa de reciclaje de residuos orgánicos descentralizado y a nivel local, de modo que la población en edad escolar y las familias conozcan cómo reutilizar los residuos orgánicos de forma útil y eficiente antes de la implantación del quinto contenedor o contenedor marrón, que se destinará a la recogida generalizada de este tipo de residuos domiciliarios.

Para la puesta en marcha de ‘Marchamalo Composta’ se está realizando un cuestionario a la ciudadanía que voluntariamente quiera participar en el proyecto, planteando una serie de opciones para que manifieste su interés en colaborar de alguna de las modalidades piloto de reciclado de residuos orgánicos que planteamos.

Además, le proyecto contempla reuniones informativas, formación y seguimiento, así como talleres educativos lúdicos y familiares para los hogares y la comunidad educativa que quiera participar en esta tarea, que es compartida entre todas las personas que vivimos y queremos mejorar el mundo desde nuestra comunidad, nuestro municipio, y en el día a día.

> ¿Quieres formar parte del proyecto? Completa el cuestionario


¿Qué es compostar y porqué hacerlo?

El compostaje es una sencilla técnica, que se puede hacer en casa o integrada en parques y jardines municipales, en la que se mezclan en adecuadas proporciones residuos de comida, con material triturado de poda, atendiendo a un adecuado aireado y humedad, y se descompone produciendo humus o compost de alta calidad que es la base de la fertilidad de la tierra, y uno de los principales «sumideros» de carbono del planeta con el que poder retener el CO2 del aire y devolverlo al suelo.

Para que el compost tenga suficiente calidad para ser aplicado en la tierra, es necesario que este perfectamente separado de los otros residuos, como envases, plásticos, pañales, latas, etc.

El tratamiento descentralizado de la materia orgánica, en algunas de las modalidades en que os ofrecemos participar, supone un ahorro en los costes, y a futuro en las tasas por recogida de basuras, así como en las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, que se pueden situar en ahorros entre el 50 y el 90% de los actuales sistemas de gestión.