El Consejero de Desarrollo Sostenible de la JCCM, José Luis Escudero, ha estado hoy en este primer Taller de Agrocompostaje.

Escolares de los dos colegios públicos de la localidad han participado en este taller didáctico que muestra cómo reciclar los residuos orgánicos de una manera natural para convertirlo en compost que sirva para el abono de cultivos.

Esta mañana se ha desarrollado en el Espacio Joven el primer taller formativo para escolares contemplado dentro del nuevo proyecto ecoeducativo ‘Marchamalo Agrocomposta’, en el que ha participado alumnado de 5º y 6º de Primaria de los colegios ‘Maestra Teodora’ y ‘Cristo de la Esperanza’. Al mismo han acudido el Alcalde, Rafael Esteban, y miembros del equipo de Gobierno municipal, junto con el Consejero de Desarrollo Sostenible de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José Luis Escudero, que ha conocido de primera mano el procedimiento y objetivos que se pretenden alcanzar con este proyecto, que se pondrá en marcha a partir de enero orientado al reciclaje natural de la materia orgánica en colaboración con Economías BioRegionales y el centro especial de empleo de AFAUS ProSalud Mental.

> Álbum de fotos del Taller de Agrocompostaje


El Ayuntamiento de Marchamalo ya está dando los primeros pasos para la puesta en marcha de su nuevo proyecto ecoeducativo para el fomento del reciclaje de residuos orgánicos, ‘Marchamalo Agrocomposta’, el cual comenzará a funcionar a partir del próximo mes de enero con la colaboración de los dos centros escolares de la localidad, la empresa de inserción sociolaboral AFAUS Pro Salud Mental, y la asociación Economías BioRegionales.

Hoy el Espacio Joven ha acogido el primer Taller de Agrocompostaje en torno a este proyecto, impartido por Franco Llobera, técnico de EBR, quien ha ofrecido una charla explicativa a dos grupos de escolares de 5º y 6º de Primaria de los colegios públicos ‘Cristo de la Esperanza’ y ‘Maestra Teodora’ sobre el proceso que se debe seguir para reciclar los residuos orgánicos, mostrando después de forma práctica cuál es el proceso biológico que se produce para transformarlos en compost de alta calidad válido para la agricultura ecológica.

Al evento han asistido el Alcalde de Marchamalo, Rafael Esteban, y el concejal de Medio Ambiente, Santiago Isidro, acompañados por otros miembros del equipo de Gobierno municipal, junto al Consejero de Desarrollo Sostenible de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José Luis Escudero, que pudieron comprobar de primera mano los procedimientos y objetivos de esta iniciativa a penas una semana después de haber aprobado la primera Ley de Economía Circular existente en nuestro país.

Escudero ha comparecido ante los medios de comunicación durante la parte práctica del taller, ratificando el compromiso del Gobierno regional con una mejora radical en la gestión de los biorresiduos “pues se presenta como un reto en el futuro más próximo, debido a las grandes posibilidades que tienen para su aprovechamiento, como puede ser el compostaje doméstico, comunitario o industrial y la generación de energía renovable”. Uno de los pilares del Plan de Gestión de Residuos de Castilla-La Mancha es el desarrollo de la Estrategia regional sobre Gestión de los Biorresiduos en Castilla-La Mancha, “en la cual estamos ya trabajando para que la recogida selectiva de este tipo de residuos se implante de forma gradual en la región”, indicando que “nos encontramos en la fase 1, es decir que para final de 2020 debe incorporarse en municipios mayores de 5.000 habitantes y en la industria agroalimentaria”.

Por su parte, Rafael Esteban ha explicado cómo este proyecto servirá como herramienta práctica para enseñar a evitar que los residuos orgánicos acaben desaprovechados en el vertedero, fomentando su aprovechamiento mediante la generación de compost que puede ser aplicado en huertos o jardines locales, con el consiguiente ahorro en fertilizantes, poniendo además en valor este trabajo como experiencia educativa con la comunidad escolar. Para ello ‘Marchamalo Agrocomposta’ irá acompañado de más talleres y de la instalación de pequeñas composteras portátiles en los colegios con las que se realizarán actividades y seguimiento a partir del año que viene. Esta parte del proyecto se combinará con la instalación de composteras y aviscomposteras comunitarias en el entorno de los Huertos Urbanos de Autoconsumo, situados junto al Canal del Henares.

UN PROYECTO ESCALABLE AL RESTO DE LA POBLACIÓN

Este proyecto que se pretende hacer crecer a nivel local es la continuación de ‘Henares Agrocomposta’ iniciado en abril del año 2017 en el seno de la Mancomunidad ‘Vega del Henares’, con el que se recogieron más de 73 toneladas de residuos orgánicos de modo selectivo en contenedores marrones distribuidos en ocho colegios de distintos municipios, entre ellos Marchamalo, y después han sido transformados en compost de alta calidad para su aplicación en huerta como fertilizante.

El nuevo objetivo es hacer partícipes de ‘Marchamalo Agrocomposta’ a todos los centros públicos con comedores, así como a los establecimientos locales que deseen participar separando y entregando su basura orgánica. Esta se procesará en composteras y en huertas para su transformación en compost, pasando a abonar de nuevo la tierra. Si los resultados son óptimos, será extendiendo el proyecto a todas las familias que deseen participar voluntariamente, sirviendo de aprendizaje de cara a la inminente implantación del contenedor de orgánicos, que será obligatorio en el plazo de un año.

El consejero José Luis Escudero ha felicitado al Ayuntamiento por la iniciativa, ya que como ha indicado “estamos en una zona industrial dónde se apuesta por el medioambiente y actividades como ésta del compostaje en la escuela es una herramienta fantástica para introducir a niños y jóvenes en el aprovechamiento de nuestros restos vegetales y que comprendan el ciclo de la materia orgánica, de una manera práctica y didáctica”.

Un proyecto sostenible “y socialmente responsable” que, como ha calificado el consejero, “es digno de poner en valor a nivel regional no sólo porque es un modelo a exportar por lo que ha supuesto en la participación de la comunidad educativa, sino también en la recuperación de residuos, sino que además ha contribuido a crear empleo en la empresa de inserción social AFAUS, encargada de la recogida de residuos y el tratamiento”.

COMPÁRTELO: