El campamento urbano ha empezado este lunes con dos grupos de reducidos y un monitor para cada uno.

Balance positivo tras la primera semana de funcionamiento de las actividades de verano propuestas por el Ayuntamiento, con espectáculos gratuitos, campamento urbano y la apertura de la piscina municipal.

Con la llegada del mes de julio han comenzado a funcionar las distintas actividades propuestas por el Ayuntamiento de Marchamalo de cara a estos dos meses de verano, diferentes a cualquier otro, en los que se ha querido dar respuesta a la demanda de determinados servicios públicos de ocio, tiempo libre y conciliación familiar. En todos los casos la aceptación ha sido buena, pese a las restricciones impuestas por la nueva normativa sanitaria, con una participación moderada pero positiva.


Una semana después de que se iniciaran las actividades veraniegas propuestas por el Ayuntamiento de Marchamalo para un verano atípico, los resultados son “positivos”, según los ha calificado el Alcalde, Rafael Esteban, dada la buena aceptación que en general se ha recogido entre los vecinos y vecinas de Marchamalo. “La participación de la gente está siendo moderada, como cabía esperar por la situación tan difícil que nos está tocando vivir, y eso también nos ayuda a poner en práctica los estrictos protocolos de higiene que nos hemos marcado para que, además de que todo salga bien, también podamos asegurar que no existe riesgo de ningún tipo para nadie que participe en las actividades propuestas”, ha señalado Esteban, que destaca el buen comportamiento del público que está participando en todos los eventos culturales y de ocio que se celebran cada noche en la Plaza Mayor.

Sin duda la propuesta de espectáculos para todos los públicos ‘Un Verano en la Plaza’ ha sido la que más expectativa ha despertado entre la ciudadanía, que después de la primera semana se ha habituado ya a los nuevos protocolos para poder disfrutar de los diferentes eventos, siempre en un espacio acotado, con limitación de aforo, sillas para cada espectador distanciadas unas de otras y el uso obligatorio de las mascarillas y el gel desinfectante de manos al entrar y salir del recinto.

Hasta el momento ya se han celebrado varias sesiones de cine al aire libre, los cuentacuentos ofrecidos por Pep Bruno y Légolas Colectivo Cultural, un tributo a Joaquín Sabina, un espectáculo infantil y el primero de los monólogos de humor, fomentando un ambiente distendido pero con precauciones que también han agradecido los negocios de hostelería.

“Después de los meses tan duros que hemos vivido, y la decisión de pasar todo este año sin celebrar nuestras fiestas populares, también hemos visto necesario ofrecer una ventana al ocio a la ciudadanía, sin olvidar las necesarias precauciones”, apunta Esteban, que recuerda también el “carácter social de las propuestas que hemos hecho, en un verano en el que muchas personas no podrán marcharse de vacaciones a ninguna parte, razón por la que también hemos decidido hacer el esfuerzo de abrir la piscina municipal con medidas extraordinarias de vigilancia y salud, o el campamento urbano, para facilitar la conciliación familiar a las familias cuyos progenitores trabajan y no pueden hacerse cargo de sus hijos durante ese periodo de tiempo”.

En el caso del Campamento Urbano, abría sus puertas este pasado lunes, con un número de niños y niñas muy inferior al de otros años, pero logrando crear dos grupos reducidos de ocho alumnos con su monitor responsable. Aquí también se mantienen las normas de prevención dictadas por el Ministerio de Sanidad, para lo cual se ha reforzado la limpieza del Espacio Joven también con trabajadores de la Bolsa de Empleo Joven, como ocurre en los espectáculos que se celebran en la Plaza Mayor, o en la piscina municipal, donde trabajan 27 de las 53 personas contratadas a través de esta nueva herramienta puesta en marcha por el Ayuntamiento para este verano.

Las 27 personas que trabajan en la piscina, vienen a reforzar la plantilla de limpieza, taquilla y mantenimiento con la que cuenta la instalación cada año, realizando labores extraordinarias de desinfección de zonas comunes y baños, ordenación y control del uso de las parcelas por parte de los usuarios, control de accesos y apoyo en taquillas. Una labor que “está siendo imprescindible para sacar adelante todo lo que hemos querido poner en marcha, garantizando la seguridad y de las personas que disfrutan de estos servicios que hemos creído imprescindibles para este verano”, subraya Esteban, que anima a usarlos “con libertad, ganas de disfrutar, pero con toda precaución”.

Durante esta primera semana la ocupación de la Piscina Municipal no ha llegado ningún día a la mitad se su aforo, siendo el periodo de mañana mucho menos solicitado, al igual que la asistencia de lunes a viernes, donde se puede disfrutar de mucha tranquilidad en la instalación.

COMPÁRTELO: