Natural de Marchamalo, donde nació el 21 de mayo de 1870, hijo de Alejandro Esteban Fraguas y María del Carmen García de la Plata, José Miguel Esteban García fue más conocido en su carrera profesional como José Esteban García Fraguas o José de Marchamalo, seudónimo con el que firmó alguna de sus obras literarias o artículos en prensa.

Siendo el menor de ocho hermanos, la auténtica dimensión del personaje alcanza sus cotas de mayor relevancia dentro de la docencia universitaria, a la que estuvo vinculado toda su vida (fallece en Barcelona en 1908), siendo un hombre verdaderamente adelantado a su tiempo, un marchamalero que, con su labor de investigación y divulgación, revolucionó la educación física desde su magisterio como médico higienista y escritor muy próximo a la Generación del 98.

Con tan sólo 22 años, García Fraguas se doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad de Madrid, siendo posteriormente médico higienista, catedrático y profesor universitario en Salamanca, Madrid, Valencia, Zaragoza y Barcelona. Teórico de la Gimnasia Racional o Científica y “brioso paladín”, como le denominó Ramón y Cajal, de la educación física española. Escribió hasta siete tratados de la Gimnasia Higiénica, Juegos y Deportes, siendo fundamental su obra y su aportación para el ordenamiento de la Educación Física como asignatura obligatoria en la enseñanza pública. Elaboró también catálogos sobre todo tipo de deportes, ejercicios y juego corporales en cuatro tomos entre los que destacan algunos tan curiosos como: La gimnástica y el toreo o La gimnasia en el presidio, que fueron ilustrados por importantes dibujantes de la época, creando unas publicaciones inéditas en aquel tiempo que trasladaban una mejor comprensión y aplicación de los ejercicios a los docentes.

Muy bien relacionado con relevantes personajes de la época, sin embargo su carácter vehemente y polémico le llevó a tener serios enfrentamientos, sobre todo con ciertos cargos clericales que llegaron a prohibir alguno de sus libros. Su visión del ejercicio físico aplicado a la medicina le llevó a ser un precursor de los beneficios del deporte aplicados a la salud. Como expresaba en uno de sus libros, “la educación es la riqueza del porvenir haciendo una humanidad sana, buena y libre de injusticias hereditarias, con fe en la europeización de la pedagogía”. Ramón y Cajal se refirió a él como, “un doctor entre los médicos que ejercen la especialidad de la educación física”.

Es posible consultar más información sobre la vida de José Esteban García Fraguas en la tesis doctoral de María José Daniel depositada en la Biblioteca Municipal ‘Fernando Olalla’ de Marchamalo.